La revista literaria Buensalvaje reseña “La sangre de la aurora”

 

Severo Falcón, de la revista literaria Buensalvaje, ofrece una reseña de “La sangre de la aurora”. Aquí un extracto:

“Hay mucho talento en el desarrollo de diversos recursos literarios (técnicos, estructurales, estéticos). La polifonía (multiplicidad de voces traducida en multiplicidad de existencias, experiencias y visiones críticas de la realidad donde lo «real» aparece como una construcción individual de carácter eminentemente empírico, es decir, que deriva de la vivencia); el uso «poético» del lenguaje en la construcción de cada episodio (especialmente aquellos momentos donde la violencia se manifiesta de modo más claro y donde la forma en que los personajes entienden dichas circunstancias oscila entre la determinación y la confusión); el extendido uso del monólogo interior mezclado con la narración en tercera persona (que logra un interesante contrapunto entre la experiencia subjetiva y la objetiva, en favor de la verosimilitud); y una narración fragmentada que lleva a la construcción, más que de tres historias individuales, de una sola realidad que las engloba y de la cual ninguna de las protagonistas puede sustraerse (de hecho, la ruptura con la linealidad es reflejo de estas experiencias).

Estos son, a mi parecer, los logros de una novela que ha dado mucho que hablar y que sin duda distingue a Claudia Salazar entre las narradoras peruanas actuales”.

Para leer la reseña completa, pueden dar un clic aqui:

Reseña en Buensalvaje

Alina Gadea sobre “La sangre de la aurora”

La escritora peruana Alina Gadea, comparte su lectura de “La sangre de la aurora”, a través de su página en Facebook. Dice Alina Gadea:

“Es un placer leer a una escritora como Claudia Salazar Jiménez. Intensa, consistente y visceral, La sangre de la aurora apuesta por un lenguaje artístico a más no poder. Tocando un tema neurálgico como el de la guerra interna de una manera subjetiva y genuina. Impregnada de un erotismo contenido y sutil que sirve como un contrapunto al tánatos de la historia. 

Es una novela para disfrutar línea a línea por su poesía, al mismo tiempo que avanzamos en el hilo de la acción dramática que nos aterriza con personajes de carne y hueso.  Quizás lo que más atrapa es su ritmo hipnótico, esa musicalidad construida con una puntuación caprichosa y con el acento de las frases. Por momentos hermética, nos entrega un lirismo que me hizo acordar a Doris Lessing en pasajes como el de Modesta abriendole el cuello a una gallina con el vaso comunicante de la muerte de Justina.

Claudia emplea magistralmente la oralidad, en las múltiples voces que narran esta historia, cada una de ellas con autoridad propia que resuena en la cabeza del lector. Los saltos en los puntos de vista y en el narrador aportan a esta novela una especial plasticidad y dinámica. Pero lo que más me impresiona es el manejo del lenguaje y dentro de eso, el fluir de la conciencia que es lo más logrado en esta obra.

El texto dice más que cualquiera de estos comentarios por lo que recomiendo su lectura, no una, sino varias veces”.

Reseñan “La sangre de la aurora” en la revista Lucerna Nº4

La revista literaria peruana Lucerna, en su edición número 4, presenta una interesante reseña a “La sangre de la aurora”, firmada por Julio Isla. Gracias!

Dice parte de la reseña: “Hay, pues, en La sangre…, como en toda ficción que pretende calar hondo, una idea directriz -en este caso, el fermento femenino como motor del cambio social- que permea todo el relato. Y es aquí donde reside su mayor mérito: que sus sofisticados recursos narrativos -que alcanzan por momentos un gran virtuosismo literario- siempre están al servicio de una mirada…”

Reseña individual en revista Lucero 4 Enero 2014

“La sangre de la aurora”, entre los mejores libros hispanoamericanos del 2013, por Julio Ortega

Otra buena noticia que me alegra mucho para comenzar este año. El reconocido crítico Julio Ortega destaca “La sangre de la aurora” como uno de los mejores libros hispanoamericanos de 2013.

Dice Ortega sobre mi novela:

“Esta es la primera novela de Salazar Jiménez (Perú, 1976), quien hizo el doctorado de literatura en NYU y es profesora en un college del estado de Nueva York. Pertenece, como Yuri Herrera, Carlos Yushimito, Ezio Neyra, José Ramón Ortiz y Marina Perezagua, a una promoción de nuevos escritores emigrados, cosmopolitas y trashumantes, pero íntimamente vinculados a la cultura y los dilemas de sus países. Quizá son la próxima generación de escritores libres del panteón canónico y, a la vez, afincados en un habitat imaginario, no menos propio, y de mayor horizonte creativo. De entre ellos, CSJ revela un inmediato talento para reformular la intolerable heredad peruana, la de la violencia de la “guerra sucia.” Emprende, por lo mismo, el camino más arriesgado y lo hace con parejos valor y horror. Pero su manejo del fragmento, la cita, la fotografía, el testimonio, y las voces de unos y otros, convierte a su escenario de muerte en una recuperación de la experiencia femenina. Son las mujeres las que protagonizan aquí la suma de voces rotas como un coro trágico, capaces de tejer entre ellas el relato de su sacrificio y recobrar su sentido desde el linaje materno de una historia del rostro peruano. Las caras heridas, borradas por la violencia, que se alimenta de rostros, son recobradas por la imagen, la memoria, y la imaginación de una textualidad restitutiva. En la lección trágica, compartimos horror y piedad”.

Pueden leer el post completo dando clic aqui:

Julio Ortega Mejores Libros 2013